retroalimentación científica y cultural

Repo! The Genetic Opera

In número 1 on 03/03/2011 at 11:30 pm

Repo! The Genetic Opera (Darren Lynn Boussman, 2008) Estados Unidos

El propietario de la empresa GeneCo tiene poder para influir en la aprobación de leyes.

Experiencia gore-gótico-musical que muestra cómo podrían ser nuestras vidas en el año 2056. Este largometraje está basado en la “mini-ópera” The Necromerchant’s Debt, escrita, compuesta y estrenada por Darren Smith y Terrance Zdunich dos años antes. Si se obvia el escaso mimo que puso Darren Lynn Bousman (director de Saw II, Saw III y Saw IV) en muchas de las escenas y algunos fallos de ritmo y de guión, Repo! The Genetic Opera constituye además de un entretenido musical, un inventario de cuestiones que nos afectan en lo más profundo.

Tras una gran mortandad (cuya causa no se indica), una empresa de biotecnología, GeneCo, obtiene el monopolio de todos los estamentos tras encontrar la cura frente al terrible mal. A partir de entonces y merced a los avances científicos de GeneCo, la salud y el cuerpo de los ciudadanos comienzan a ser un bien de consumo que los pacientes/clientes deben comprar a plazos. Como ocurre en la vida real con los préstamos hipotecarios de las viviendas, deben responder con el bien cuya financiación ha sido requerida: sus órganos.

Según el ritmo al que se ha avanzado en los últimos 15 años, se estima que dentro de 10 años se podrán fabricar órganos reparados a partir de células madre. Un equipo de cardiólogos del Hospital Gregorio Marañón de Madrid colabora con la Universidad de Minessota en la generación de un corazón con las células madre adultas del propio paciente a partir del órgano de un cadáver del cual se eliminan las células del donante excepto la matriz extracelular, es decir, su base estructural, incluidos los vasos sanguíneos. Este procedimiento se ha probado con éxito en corazones de rata, pero los grupos de investigación implicados calculan que en 5-10 años esta técnica se podría practicar con humanos, y por lo tanto, implantarse en la práctica clínica obteniéndose las siguientes mejoras: los órganos descelularizados, lo que los investigadores denominan matrices, se podrían mantener durante meses refrigerados en un banco de tejidos (actualmente un órgano fuera del cuerpo del donante se conserva apto para el transplante durante unas horas) y además se evitaría el rechazo del receptor del órgano, aumentando el éxito del transplante y evitando la administración de inmunosupresores que complican el postoperatorio y la calidad de vida del paciente.

Repo! The Genetic Opera no profundiza en la base científica de los avances que permiten la regeneración de casi cualquier órgano: ojos, rostro, espina dorsal… pero le da gran protagonismo a la cirugía plástica como instrumento de control que ejerce sobre la población Rotti Largo, el dueño de GeneCo (Paul Sorvino). Mediante la instauración de los retoques estéticos como casi una religión, los ciudadanos no acudirán sólo a GeneCo en caso de necesidad sanitaria. Acudirán todos.

Ya se han realizado con éxito más de 30 regeneraciones de mamas a partir de células de tejido adiposo en pacientes que han sufrido mastectomía a consecuencia del cáncer. En octubre del año pasado se realizó la primera en la clínica Palmaplanas de Palma de Mallorca. En la película El Club de la Lucha el protagonista fabricaba jabón con la grasa de las liposucciones que se desechaban el las clínicas de cirugía estética. Ahora se pueden sintetizar órganos. Y enmendar las disfunciones eréctiles.

Tipos de células que se pueden generar a partir de adipocitos aislados de tejido graso.

Los avances en el conocimiento de los mecanismos que permiten que una célula indiferenciada, como las presentes en un embrión en estado de blastocisto (4-5 días post-fecundación), se especialice en los distintos órganos que constituyen un ser vivo completo están revolucionando la medicina, y también planteando problemas éticos y soliviantando las mentes más apocalípticas y calenturientas al respecto. El dilema ético eclosionó cuando el grupo de investigación de James Thomson publicó en 1998 un trabajo en el que se anunciaba la generación de líneas celulares estables a partir de embriones humanos, algo que hasta el momento sólo se había conseguido en ratones. En aquel momento, en España la legislación no permitía la utilización de embriones humanos excedentes de los procedimientos de fecundación in vitro que llevasen más de cinco años criopreservados y que ya no se iban a implantar en la pareja parental. Sólo algunas Comunidades Autónomas revisaron la legislación. Las células de estos embriones son pluripotenciales, por lo tanto, mediante la utilización de las técnicas adecuadas se podría generar cualquier órgano. La experimentación en estos embriones produjo entonces un duro debate público y diversas migraciones científicas para poder llevar a cabo las investigaciones dentro de la legalidad.

Las posibilidades de una célula para regenerar nuevos tejidos dependen se su grado de especialización. Las células madre adultas sólo pueden generar un número limitado de tejidos, pero con los avances actuales en el laboratorio se podrán prácticamente todos los tejidos.

La controversia en el ámbito científico se vio poco a poco amortiguada por dos circunstancias: la aparición de teratocarcinomas cuando se utilizaban las células embrionarias en animales de experimentación, y por otro lado, la constatación de que se podían obtener células multipotenciales de células adultas (Jiang et al., 2002). Las células madre adultas son específicas de cada tejido y se localizan en una región concreta de cada uno de ellos. Mientras que las células especializadas realizan un número muy limitado de duplicaciones, las células madre adultas se mantienen la propiedad de duplicarse indefinidamente, pero dando lugar a los tejidos correspondientes al órgano que ocupan, y siempre de forma controlada.

Sin abandonar el estudio con embriones, puesto que supone un modelo suplementario para conocer los mecanismos de diferenciación de los tejidos, y por lo tanto, de reprogramación, actualmente, las investigaciones en este campo se centran en la generación de las denominadas iPSCs (del inglés induced Pluripotent Stem Cells). Mediante diversas técnicas que incluyen la inducción de la expresión de factores de transcripción embrionarios (proteínas que regulan la expresión génica que se ejecutan su función en dicho estadio), se consigue que  las células madre adultas sean pluripotenciales en vez de multipotenciales y, por tanto, permitan regenerar cualquier tejido. Sin embargo, con el desarrolo de esta nueva estrategia ya ha comenzado la detección de los primeros inconvenientes.

Otra controversia que la generalización del estudio de las células madre adultas ha sofocado es la congelación de material biológico de recién nacidos. Las células sanguíneas procedentes del cordón umbilical conservan su cualidad de ser pluripotenciales y podrían utilizarse en un futuro para regenerar órganos del recién nacido si la ciencia hubiese avanzado lo suficiente en el momento en que el neonato lo necesitara. Se planteó la creación de bancos de células procedentes de cordón umbilical gestionados con dinero público y muchas parejas adineradas (o no) recurrieron a los servicios de empresas privadas para que preservaran en nitrógeno líquido las valiosas células de sus retoños. Ahora esta temática no está en la agenda  periodística, aunque sí existen bancos públicos de cordón umbilical públicos en siete ciudades españolas. Las células en estos casos no se utilizarán exclusivamente con el retoño donante, sino con cualquier paciente que lo necesite. Los padres que deseen que las células embrionarias de sus pequeños sean sólo para ellos deberán mandarlas a un banco de gestión privada que, además, conservará en el extranjero el material biológico, puesto que este uso exclusivo no está permitido por la legislación española.

Grandes esperanzas, problemas éticos y mecanismos de control de la población es lo que plantea la utilización de las nuevas tecnologías biomédicas. En Repo! The Genetic Opera se representa el peor de los escenarios de la aplicación de estas tecnologías, acompañadas por la banalización del propio cuerpo y de la vida: si no pagas tus órganos viene un Repo, te lo arranca y te mata. En este oscuro y negativo vodevil sólo se salvan moralmente la joven Shilo (Alexa Vega), su amantísimo padre (Anthony Head) cuando no ejerce de Repo y la cantante lírica Blind Mag (Sarah Brightman) capaz de renunciar a su propia vida para no seguir siendo esclava de quien un día le dio sus ojos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: